Slayer

Sin lugar a dudas Slayer es una de las bandas más importantes, influyentes y extremas, no solo dentro de su estilo, el Thrash Metal, sino a todo el Metal en conjunto.
Han pasado casi veinte años desde que la publicación de "Show No Mercy" estremeciera al mundo entero, y diera paso al controvertido estilo conocido como Thrash Metal, una combinación del Heavy Metal clásico (Black Sabbath, Iron Maiden,…) junto al Punk y Hardcore de la época (Sex Pistols, Black Flag, Discharge,…), que se caracteriza por distorsión máxima, voces más agresivas y la rapidez en general.
Si Mötorhead compró el terreno para edificar y Venom se encargó de allanarlo, Metallica y Slayer se encargaron de poner las dos primeras piedras ("Kill `em All" y "Show No Mercy", respectivamente) del Thrash Metal.
La historia de Slayer empieza a principios de 1982, en Huntington Beach, un suburbio de Los Angeles, cuando un joven guitarrista llamado Kerry King empieza a buscar a varios músicos para formar su propio grupo.
De manera casual, encuentra primero a Jeff Hanneman, un guitarrista de su edad, muy aficionado al incipiente Hardcore y al Punk. Desde su casa, Kerry oía a alguien tocar la guitarra. Intrigado, siguió la música hasta llegar a casa de Jeff, que vivía cerca. Así, le propuso formar un grupo.
Posteriormente encuentran al batería italo-cubano Dave Lombardo, nacido en La Habana, que pese a estar muy metido en el mundo del Jazz, aceptó encantado unirse al grupo.
Finalmente entra en el juego un viejo amigo de Kerry, Tom Araya, de origen chileno: "Un día Kerry me llamó y me dijo que tenía a un guitarrista y un batería, y que necesitaba a un bajista y un cantante. Me aprendí varias canciones y ese fue el inicio de Slayer". Compaginando su trabajo de terapeuta respiratorio durante el día, y músico por las noches. "Era difícil compaginar todo aquello", recuerda Araya. "Muchas noches, después de un concierto, nos tocaba descargar todo el equipo, meterlo en la furgoneta y de vuelta a casa con el tiempo justo para dormir una hora y entrar a trabajar".
El grupo todavía no tenía nombre, hasta que un día Hanneman llegó al ensayo gritando "Slayer! Slayer!". Al los demás les pareció un buen nombre para la banda.
Estudiando y trabajando por las mañanas y ensayando por las noches; esta era la tónica general del grupo. En sus ensayos solían tocar clásicos del metal como "Genocide" y "Beyond The Realms Of Death" de Judas Priest, "The Number Of The Beast" de Iron Maiden, "Sin City" de AC/DC, "Highway Star" de Deep Purple,… y de vez en cuando alguna versión punkera.
Kerry: "En esa época no me gustaba el Punk, pero acabé descubriendo a Venom y Mötorhead (…) Me encantaban Iron Maiden y Judas Priest, pero cuando escuché a Venom fue como subir un escalón, descubrir una nueva dimensión (…) Entonces acabamos fusionando toda esa mierda y creando nuestro sonido".

 

El primer concierto de la banda fue en el instituto de la ciudad, en el South Gate Park Auditorium. Jeff Hanneman recuerda "Nuestro primer concierto fue en el instituto. Imprimimos octavillas y las tiramos por todas partes. Queríamos llevar luces, pero como no podíamos pagarlas tuvimos que ir a robarlas a los apartamentos del vecindario que tenían las luces fuera".
Por su parte, Kerry comenta: "Nuestro primer fue jodidamente atroz. Concierto. Era un festival tipo The Battle Of The Bands. Parecíamos los Scorpions, con las mallas ajustadas. No se como pero le gustamos al público, y seguimos dando conciertos".
Fue en 1983 cuando tocaban en un pub llamado Woodstock, Brian Slagel, del nuevo sello Metal Blade, les ofreció incluir un en el tercer volumen de su recopilatorio "Metal Massacre: la primitiva versión de "Aggressive Perfector".
"Escuchamos los dos primeros discos de "Metal Massacre" y supimos que podíamos hacer algo mejor que toda esa mierda", declaró Araya "Así que nos propusimos componer algo más Heavy y rápido, y más radical. "Aggressive Perfector" fue como la primera huella a seguir".
En otoño de aquel año, Slayer son fichados por Metal Blade, y con un presupuesto de 1400 dólares graban su primer disco, bajo la producción del propio Slagel.

En menos de una semana, tienen listo su álbum debut, "Show No Mercy", una de las primeras grabaciones de un género sin nombre que posteriormente se llamaría Thrash Metal.
Pese a la pobre producción de dicho álbum, con el tiempo se ha ido convirtiendo en una referencia musical indispensable y en una de las primeras obras maestras de la vertiente más extrema del Heavy, sin estar exenta de la influencia del Heavy Metal clásico. Temazos míticos con letras abiertamente satánicas y violentísimas, como "The Antichrist", "Tormentor", "Die By The Sword" o "Evil Has No Boundaries" configuran un debut brillante para una banda novel. "Show No Mercy", pese a la escasísima publicidad, vendió casi de inmediato 60000 copias, todo un acontecimiento tanto para la banda como para el sello.
Los sectores cristianos se empezaron a echar encima del grupo por esas letras tan anticristianas y satánicas que caracterizaban sus temas. Lo cierto es que Tom Araya, tras la publicación del álbum, se convirtió al cristianismo: "Creo en Dios. Kerry es quien escribe la mayor parte de nuestras letras satánicas. Pero ellos nunca me han pedido que cante algo con lo que no me siento cómodo. Se que en muchas canciones blasfemo, pero yo lo veo como algo que hace feliz a la gente, así que es un sacrificio que estoy dispuesto a hacer". Si la parte "cristiana" de Slayer declaraba eso, Kerry confesaba en 1985: "Prefiero cantar sobre el Diablo que sobre Dios. Me gusta leer sobre el tema por que me interesa, aunque ni sacrificamos bebes, ni quemamos iglesias, ni nada de eso".
Tras la publicación del disco, Tom, Dave, Jeff y Kerry se enfrascan en una gira por todo Estados Unidos, en un viejo Camaro, una furgoneta propiedad del padre de Tom. Brian Slagel únicamente les dio una lista en los lugares que debían actuar, algo de dinero para los gastos y les deseó buena suerte, dejando al grupo "solo" en la carretera. "Íbamos los cuatro en el coche del padre de Tom, y dimos la vuelta entera al país montados en él" recuerda Hanneman "Recuerdo una ocasión, creo que fue en Montana, conducía Dave por esas carreteras heladas, cuando de repente, las ruedas patinaron y el coche se metió en la nieve. ¡Fue algo salvaje! Eran días divertidos".
Otro de los hechos destacables es el gusto por la profanación de cementerios. Hanneman: "En nuestra primera gira. Solíamos emborracharnos hasta perder los estribos. Nos metimos en un cementerio, y a alguien se le ocurrió coger una de las lápidas de las tumbas. Yo cogí la más pequeña, por que sería fácil arrastrarla. Supongo que tras tantos años la familia de esa persona seguirá preguntándose que le pasó a la lápida. Pero no creo que vaya a devolverla por que podrían pillarme y tener verdaderos problemas. Aún la conservo, y está en nuestro local de ensayo".
Tras el "éxito" de "Show No Mercy", es publicado en 1984 un excelente EP llamado "Haunting The Chapel", compuesto por cuatro temas que se descartaron a la hora de incluirlos en su álbum debut. Destacan "Chemmical Warfare" o "Captor Of Sin", temas clásicos de la banda.
Posteriormente, en ese año, sale a la venta otro EP, esta vez el llamado "Live Undead", siete temas en directo de su primera gira.
Tras una minigira, en 1985 aparece su segundo disco con Metal Blade, "Hell Awaits", un buen disco que cuenta de nuevo con una producción muy floja.
Al contrario de su predecesor, este es más lento, pesado, satánico y mucho mas oscuro, con temas destacables como "Hardening The Arteries", "At Dawn They Sleep" o "Kill Again".
Aún así, superó en ventas a su predecesor, llegando a las 100000 copias vendidas.
Con la edición de "Hell Awaits", Slayer llegan por primera vez a Europa. "Éramos tan jóvenes e idiotas que no teníamos ningún miedo" declaró Araya. "Nos metimos en un avión y aterrizamos en Londres. Pensé que nos esperaría un autocar de gira, pero tuvimos que conducir nosotros y como yo era el mayor, tuve que firmar el formulario de alquiler de la furgoneta (…) El primer concierto que dimos fue en el Marquee Club de Londres, al cual asistieron una combinación de metaleros, punkies y borrachos. Mientras tocábamos no paraban de escupirnos, especialmente en el mástil de nuestros instrumentos. Yo me lleve la peor parte".
Mientras, Kerry dijo sobre la primera gira europea: "El primer gran concierto que dimos en Europa fue en el Heavy Sounds Festival en Bélgica. Éramos los segundos del cartel detrás de UFO. Fue realmente Hardcore!. Era 1985 y por entonces UFO llevaban a ese guitarrista oriental, Atomik Tommy M. Eran un desastre!".
1985 fue un año clave en la banda. Por un lado, Dave Mustaine pidió a Kerry que se uniese a Megadeth. Kerry se lo pensó, y de hecho llegó a tocar con ellos en varios shows."Hice algunos conciertos con ellos, pero Dave (Mustaine) no está contento hasta que todo quien le rodea se sienta miserable. Mustaine es un pieza y siempre lo será!". Pero tras pensárselo bien prefirió quedarse en su banda madre. De haberse unido a Megadeth, lo más seguro es que los días de Slayer estuvieran contados.
Pero el gran logro de aquel año fue que el reputado productor Rick Rubin, dueño del sello Def Jam, destacado sello de Hip Hop, cuando se puso en contacto con ellos. Slayer se habían colocado en el punto de mira de muchas discográficas, pero la de Rubin se llevó el gato al agua.
"Creo que el nombre de Slayer fue tomado en serio cuando Rick decidió producir nuestro álbum" dice Lombardo "¿Cómo podía la prensa no respetar a un grupo que alguien tan respetado había elegido para producir?".
Araya: "El que Rick Rubin pillara a Slayer en el momento más alucinante de su carrera es uno de esos puntos culminantes de la historia del Rock (…) En 1986 nadie se preocupaba en trabajar profundamente en la producción de un disco Thrash. Rick lo hizo. Se lo tomó en serio y se encontró con unas grandes canciones que grabar".
Y lo cierto es que desde ese año, 1986, se publican grandes obras maestras del Thrash, por lo que el género deja de ser un fenómeno underground a pequeña escala, con la excepción de Metallica, quienes conocieron el éxito en 1984 con la publicación de "Ride The Lightning".
Fue entonces cuando se publica "Reign In Blood", diez himnos del Metal que apenas llegan a la media hora, que a posteriori han sido considerados como la mejor y más pura grabación del Thrash Metal.
Una simple escucha de trallazos como "Raining Blood", "Postmortem" o "Jesus Saves" hacen comprender el impacto que supuso "Reign In Blood" en aquella época.
Kerry King: "Nadie sabía entonces que "Reign In Blood" podía convertirse en algo tan grande. Reunimos las mejores canciones que teníamos en esos momentos y se convirtieron en ese disco. Ahora la gente dice que es el mejor disco de Thrash de toda la vida. Pero no teníamos un plan secreto; solo grabamos un disco normal y corriente. Creo que la razón por la que la gente piense así es por que ese disco se adelantó a su tiempo. Si ese disco saliera hoy se podría contar con los dedos de una mano la gente que diría eso".
Para los anales de la historia queda el tema apertura del álbum, el himno "Angel Of Death", un tema que causó grandes controversias entre el público, y por lo que el distribuidor británico de Def Jam se negó a editarlo. Europa tendría que esperar hasta 1987 para que se pudieran distribuir las copias de esta obra de arte.
El caso va más allá; se les prohíbe entrar en Nueva York, así que adoptan un nuevo nombre para poder tocar en la ciudad: Angel Of Death.
El tema en cuestión habla sobre las atrocidades que cometió Joseph Mengele, famoso doctor del campo de concentración nazi de Auschwitz. Se habla de sus experimentos con humanos, de su crueldad y de su perversión, nada más, pero la sociedad consideró que el tema era una exaltación a la personalidad de Mengele y que no lo condenaban, así que desde entonces Slayer llevan encima ser considerados "nazis", cosa que en un principio no les importó mucho en su momento.
Jeff Hanneman fue el autor de la polémica canción: "Mi padre luchó en el desembarco de Normandía, en la Segunda Guerra Mundial. Me gusta la temática militar. "Angel Of Death" era una canción real, pero somos un grupo que cuenta historias. No tengo ningún remordimiento de conciencia. Estabamos de gira, me compre un libro que hablaba sobre él. Nada más". También se tiene que destacar que Jeff colecciona todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial, especialmente medallas.
Para rematar la faena, el grupo no tuvo mejor idea que llamar a su club de fans oficial Slaytanic Wehrmacht, por lo que siguieron siendo acusados de pro-nazis.
El disco, que apenas es promocionado, llega a las 500000 copias vendidas. Como curiosidad, Brian Adams declaró que este es uno de sus discos favoritos.
Tras grabar una versión del "In A Gadda Da Vidda" de Iron Butterfly para el film "Les Than Zero", Slayer emprenden hasta finales del 87 una extensísima gira por todo el mundo. King rememora: "Fue en esa gira en la que tocamos en más sitios que nunca anteriormente. Siempre éramos cabezas de cartel por que nadie quería tocar detrás nuestro. Pero recuerdo que una vez nos llamaron W.A.S.P. para que les teloneasemos. Fue lo más estúpido que podían haber hecho. Ellos acababan de sacar "Inside The Electric Circus", y era un disco bastante chungo para ser de W.A.S.P. Hay que reconocer que su primer disco no estaba nada mal, y que podía gustarle a nuestro público. Pero "Inside The Electric Circus" de ninguna manera. Supongo que intentaban acaparar de nuevo a los chavales más heavys, pero fue un mayúsculo error, les jodimos cada noche!".
Otro hecho destacable de la gira de "Reign In Blood" empezaron los problemas con Dave Lombardo. El que fue considerado como el batería más rápido del mundo, abandonó por primera vez Slayer. "Tenía muchos problemas y no era feliz". Fue sustituido por TJ Scaglione, de Whiplash, aunque al poco tiempo vuelve a ser admitido en el grupo y continúan con la gira.
Aunque poco después sonaron rumores de que Lombardo iba a ser sustituido finalmente por Greg Hall (Sacred Reich), cambio que nunca se llegó a materializar.
En 1988, Slayer presentan un nuevo single, "Mandatory Suicide", polémico de nuevo por su macabra portada: un adolescente ahorcado en un cuarto de baño.
Ese fue el primer aperitivo del álbum "South Of Heaven" (1988), producido de nuevo por Rick Rubin, un álbum de gran repercusión, aunque mucho más lento, pesado, oscuro y atmosférico que su predecesor, con insignes temas como "South Of Heaven", "Spill The Blood", "Mandatory Suicide". Una anécdota curiosa: pese a sus letras demoníacas y violentas, en el tema "Silent Scream" se declaraban en contra del aborto, compartiendo por una vez una misma opinión con aquellos sectores cristianos que les perseguían.
Aunque con el tema "Behind The Crooked Cross", el halo (y falso) del nazismo volvía a sobrevolar el grupo.
Slayer no quedó muy contento con el disco, especialmente Kerry King: "Ese disco fue como un frenazo a nuestra evolución, un cambio. Básicamente fue el único álbum que grabamos con predisposición de que sería más lento que el anterior. Supongo que no íbamos a pelearnos, y el disco sufrió por ello. Probamos cosas que no necesariamente funcionaron".
De nuevo se embarcan en una gira mundial, "World Sacrifice Tour", hasta finales del 89, con el que se toman un descanso y preparan su nuevo plástico.
En 1990 Slayer presentan el terrorífico "Seasons In The Abyss", un disco que recupera la clásica intensidad de la banda pero con un sonido relativamente más comercial, del cual destacan "Dead Skin Mask" (su autor, Araya, se inspiró en la vida del asesino en serie: Ed Gein), "War Ensemble" o "Hallowed Point". Cabe señalar que los videoclips de "War Ensemble" y el mismo "Seasons In The Abyss" llegaron a convertirse en los más solicitados del programa Headbangers’s Ball de la MTV. Mientras, el disco, hasta el momento ha sido el más vendido de Slayer, llegando ya al millón de copias.
En la consecuente gira mundial de la presentación de "Seasons In The Abyss", el grupo se embarca en la legendaria gira de "Clash Of The Titans", en 1991, junto a otros reputados nombres del Thrash Metal. En Europa girarían con Suicidal Tendencies, Testament y Megadeth, mientras que en EEUU serían acompañados por Alice In Chains, Anthrax, y de nuevo Megadeth.
En ambas giras, los roces verbales e insultos con la prensa con Megadeth, especialmente con su líder, Dave Mustaine, fueron constantes, al contrario que con Alice In Chains, con quienes se llevaban tan bien que compartían camerino.
De esa gira se extrae el mítico doble directo "Decade Of Aggression", que vio la luz en 1991 y obtuvo grandes críticas y ventas.
Ya, en febrero/marzo de 1992 el batería Dave Lombardo es expulsado de Slayer. ¿Razones? Sus roces con Jeff y Kerry (especialmente este último) eran constantes, especialmente provocados por que se oponían a que Dave se llevase de gira a su familia.
Kerry se muestra muy contundente respecto al tema: "En ese tour fue cuando dijimos "No importa hasta que punto necesitamos un batería, no vas a tocar más con nosotros!. Si ahora se siente como un trozo de mierda me parece bien por todos los años que nos estuvo jodiendo. Ha tenido su merecido".
"Básicamente si estas en Slayer tienes que sacrificarte", contestó King en otra ocasión. "Necesitas un 100% de dedicación a la causa. Dave solo venía a los conciertos y lo jodía todo, no tocaba todo lo bien que sabía, al menos no en el nivel que nosotros requeríamos. Expulsarle fue un relajamiento para todos nosotros (…) Es cierto que no nos gustaba que su mujer siempre estuviera por ahí, pero en el fondo era la causa de su interpretación. Ambas cosas estaban relacionadas por que ella jodía su forma de tocar, e incluso se sentaba al lado de la plataforma de la batería. No podíamos afrontar seguir a ese nivel".
El grupo se sentía demasiado incomodo por la presencia de Theresa, la novia de Dave; tanto que a modo de burla se solían referir a ellos como ‘Barbie y Ken’.
Dave Lombardo inicia un nuevo proyecto tras su salida de Slayer, Grip. Inc, un grupo que, pese a tener una gran esencia de la banda madre, seguía unas directrices más contemporáneas. Tras dos trabajos de escasa repercusión, se unió a principios del 2000 a uno más de los proyectos del ex Faith No More Mike Patton, un grupo llamado Fantomas y con quienes graba otros dos discos.
El sustituto a tan genial batería fue un amigo de Kerry, Paul Bostaph, que acababa de abandonar Forbidden, mítica banda de la Bay Area de San Francisco, del cual Kerry dijo: "Paul se unió en el 92. Estaba totalmente por la labor, y lo daba todo de sí. Fue como encontrar una clave de seguridad. No me tenía que preocupar por él. No tenía que estar preocupado de si su novia le comía el coco antes del concierto o de que no prestara la suficiente atención a los cambios de ritmo".
La banda completaría lo que quedaba de gira con Paul Bostaph a la batería, pese a la cancelación de varios shows, cosa que no ocurrió en la edición del Monsters Of Rock de 1992, en el que compartían cartel con un monstruo de la talla de Iron Maiden, y otros grupos como Skid Row o W.A.S.P. Pese al mal tiempo que tuvieron que soportar, el grupo coincide que fue ese concierto el punto culminante de la banda, alcanzar ese sueño que tenían desde adolescentes.
Un dato curioso es que tras acabar el concierto, Tom Araya y Nicko McBrain (batería de Iron Maiden), tuvieron un serio encontronazo que fue más allá de las palabras, aunque hoy en día ambos músicos siguen negándolo.
Tras este cambio de formación, el grupo se da un descanso, en el que Kerry, el único que seguirá en activo, colaborará metiendo su guitarra en el tema "Disorder" junto al rapero Ice-T, para la banda sonora de la película "Judgement Day". "Estoy complacido de cómo salió el tema. Jeff fue fan del Rap durante un tiempo, yo nunca lo fui. Pero si escuchas la canción en el contexto del disco tampoco suena como un grupo de Metal con un vocalista rapero. Suena a Slayer, solo que con otro cantante". También, Kerry colaboraría con otras dos bandas ajenas al Metal, Beastie Boys y Atari Teenage Riot. "Trabajar con los Beastie Boys fue una chorrada. Ni se tocó ni se pensó. Ambos utilizábamos a Rick Rubin como productor y yo metí algunas estúpidas guitarras solistas. Respecto a Atari Teenage Riot no sabía nada de su música. Me enviaron algunos de sus CD´s . Sonaban como unos Slayer, pero en Techno. Eso combina bastante más. Les envié algunos riffs y vinieron a grabar sus partes a nuestra ciudad".
Kerry, a lo largo de su carrera realizaría más colaboraciones con reputados grupos como Pantera y Rob Zombie.
El grupo también, aprovecha para construirse un lujoso almacén/ local de ensayo en Anaheim (California), a una hora de Los Angeles.
Tras este periodo de inactividad de Slayer, en febrero 1994 se publica "Divine Intervention", considerado como el sucesor natural de "Reign In Blood", y que llegó al número 8 del Billboard americano. Ciertamente, se volvió a la caña y rapidez de aquel disco, pero se echa de menos la magia de antaño. Aún así, destacan en "Divine Intervention" canciones como "Killing Fields", "Mind Control" o "SS-3" (tema con el que volverían a ser acusados de nazis).
La polémica volvía al grupo, y algunas bandas no dudaron en atacar a Slayer, especialmente Sepultura y su líder Max Cavalera, el cual les llamó "neonazis viejos y cansados". La contestación no se hizo esperar, y en una televisión francesa, Slayer se referían a Sepultura como "un grupo de miserables chupapollas brasileños". Años después y pese a las circunstancias, ambas bandas girarían juntas (en 1999) y el propio Araya colaboró en el segundo disco en solitario de Max, concretamente en el tema "Terrorist".
Pese a las buenas ventas, a Slayer no le terminó de convencer este lanzamiento, especialmente a Kerry: "Desde muchos puntos de vista es el álbum menos favorito de mucha gente. Escuchando el disco pienso que la mezcla no esta correcta. Es una mezcla horrible. Escucho mucho nuestros discos y a veces pienso donde esta la guitarra. En el estudio sonaba genial, aunque no escucho mucho el disco cuando lo estamos grabando. Pero bueno, pienso que es un gran disco. Compuse la mayor parte de temas. Para mí es como una versión de los 90 de un disco rápido como "Reign In Blood", aunque no terminó de gustar".
Aquel año y el siguiente, 1995, serían años dedicados a la gira, cuyo hecho más destacable es que en agosto del 94 Slayer tocaron en el Monsters of Rock de Brasil ante más de 40000 personas junto a Kiss, Suicidal Tendencies, Black Sabbath y algunas otras bandas locales. Otro momento emblemático para la banda.
Siguieron la gira con prometedoras bandas como Biohazard y Machine Head, hasta que de nuevo participan en el Monsters Of Rock, junto a Metallica, realizando un concierto apoteósico ante más de 65000 enfervorizados fans.
De aquella gira se extrae el video "Live Intrussion" con doce videoclips de Slayer y alguna curiosidad, como el cover de Venom "Witching Hour" que se marcan Kerry y Tom junto a Rob y Chris de Machine Head. El video llegó enseguida al número 1 en los EEUU.

La siguiente referencia de Slayer llegaría en 1996 con un álbum de versiones de grupos Punk y Hardcore llamado "Undisputted Attitude", con el cual rendían tributo a Minor Treayt, Tsoil, Discharge, Iggy Pop o Verbal Abuse, así como presentar tres temas nuevos; "I Can´t Stand You", "Ddamm" (también conocida como "Drunk Drivers Against Mad Mothers"), que fueron compuestos por Jeff Hanneman para un proyecto paralelo de Punk-Hardcore junto a Rocky George, guitarra de Suicidal Tendencies, proyecto que nunca llegó a realizarse. El tercer tema es "Gemini", un tema compuesto a medias por Kerry y Tom ,en el que hablan sobre un asesino en serie.
Durante la grabación del álbum, Bostaph abandona a Slayer para centrarse en un proyecto paralelo llamado The Truth About Seafood. Esta deserción sienta como un jarro de agua fría al grupo, y de inmediato se ponen a buscar un sustituto con el que puedan terminar de grabar el disco.
Se rumoreó que el sustituto iba a ser Chris Kontos, de Machine Head, así como el retorno de Dave Lombardo, aunque Kerry se mostro tajante en cuanto al tema: "Ni en mis peores borracheras se me ocurriría volver a llamar a Dave!".
Finalmente se decantan por John Dette, procedente de los míticos Testament, aunque el reemplazo no duraría mucho. Las tensiones de Dette con el resto de la banda eran frecuentes, y su estilo no era del agrado del grupo, especialmente por parte de Kerry: "John Dette era un batería genial; podía tocar con facilidad lo de los demás, pero a la hora de demostrar su propia originalidad no funcionaba".
Paul Bostaph decide dejar su proyecto y volverse a unir a Slayer, acabando así el álbum "Indisputed Attitude", una referencia que no fue del agrado de los fans, que no del grupo. Jeff: "Me encanta ese disco!. Tom canta a velocidad máxima. De todos nuestros discos es el que pongo más a menudo, tal vez por que no tocamos esos temas en directo. Es aplastante!".
Con el incombustible Rubin a la producción, se meten a finales de 1997 para grabar su nuevo trabajo, "Diabolus In Musica", que vería la luz en junio del 1998. Este particular nombre viene de la posición del trítono, una nota musical prohibida en la Edad Media porque se decía que la había creado Satanás.
Fundamentalmente, "Diabolus In Musica" tuvo una acogida fría entre los fans. Quizás sea debido a que es un trabajo mucho más experimental que sus antecesores; mucho más oscuro y con toques cercanos al Nuevo Metal (que por entonces hacía furor), aunque potentísimo y abrasador. Aún así, destacan temas como "Death´s Head", "Desire" o "Wicked".
Con teloneros de lujo como Sepultura, Sick Of It All o unos por entonces jóvenes System Of A Down, el grupo se embarca en una nueva gira por todo el mundo, que se dará por concluido a finales de 1999. En este tour tendrán la oportunidad de participar en el Ozzfest junto a Black Sabbath, White Zombie y Deftones.
Tras un descanso, el grupo presenta dos nuevos temas: "Here Comes The Pain" (un tema para un disco recopilatorio junto a otros grupos) y "Hand Of Doom" (para la segunda parte del tributo a Black Sabbath). Un poco más tarde aparecería "Bloodline" (de la BSO de "Drácula"), que sería incluida en su siguiente disco.
También se rumoreó que se iba a publicar una box set de rarezas de Slayer, aunque al final, nada de nada.
El periodo de inactividad termina cuando Iron Maiden, llama a Slayer para que les teloneen durante algunos shows en Europa. El grupo, entusiasmado, acepta. De hecho, Jeff Hanneman declaró en 1988: "Me encantaría tocar con Iron Maiden, aunque me temo que no les interesamos mucho…". Más tarde, y junto a Slipknot y Coal Chamber, entre otros, giran por los EEUU con el popular festival intinerante Tatoo The Earth.
Tras un nuevo y merecido descanso tras un periodo realmente frenético, Slayer prescinden de los servicios de Rick Rubin, y contratan a Matt Hyde para las tareas de producción (aunque Rubin seguirá siendo el productor ejecutivo), para grabar su siguiente trabajo.
Tras una larga espera, sale a la venta la décima referencia de Slayer, "God Hates Us All", de mediados del 2001.
Estamos ante un trabajo mucho más elaborado que sus dos discos anteriores. Mucho más intenso, rápido y potente, obtiene grandes críticas, así como unas ventas espectaculares.
Tremendos cortes como "Bloodline", "God Hates Us All" o "Disciple" volvían a colocar a Slayer entre las bandas punteras del Metal internacional.
Inician la gira, en otoño de ese año, pero en diciembre, Paul Bostaph se lesiona la muñeca, así que se busca a un sustituto para algunos shows. Casualmente, y pese a las circunstancias, el batería "reemplazo" no será nada más ni nada menos que Dave Lombardo. Su acercamiento a Slayer sirvió para cerrar las heridas del pasado y continuar con su amistad, truncada en el 92.
Desde la sombra, Bostaph decide que no quiere seguir con Slayer, y abandona para enrolarse en un nuevo proyecto llamado Systematic.
Tom: "Me quedé de una pieza cuando Paul me dijo que se marchaba. Nos lo dijo cuando faltaban cuatro semanas para terminar e iniciar una nueva gira. Es un poco extraño, por que decía que dejaba Slayer por que temía que la tendinitis de su muñeca pudiera afectar a su carrera como batería. Lo raro es que ahora este en Systematic… Personalmente pienso que podía haber pasado por un buen tratamiento de recuperación y seguir con nosotros. Pero, en fin…".
Tras la marcha definitiva de Bostaph, y el buen rollo reinante con Lombardo, Slayer deciden que él siga en el grupo definitivamente.
Tras 22 años de penas y glorias, Slayer pasan por uno de sus momentos más dulces, y siguen siendo considerados como una de las más grandes bandas metálicas del planeta.
Y esperemos que siga así por muchos años. De momento, hacemos caso a las palabras de Kerry King: "Hace mucho tiempo creamos nuestra propia carretera para ir por ella. Y después de tantos años, todavía no hay nadie que pueda seguir por nuestro camino. Aún podemos tocar más rápido, duro y contundente que ninguna otra banda del planeta. Cuando tengamos una pinta ridícula en el escenario y estemos achacosos y cansados lo dejaremos. Aunque para eso falta mucho tiempo, por que ninguno de nosotros puede vivir sin esto. Lo necesitamos. El ruido es nuestra vida!".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

image


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: